¿Quién construyó la Gran Muralla China?


Lo decidió el emperador Qin Shi Huang en el 215 a.C., seis años después de unificar los siete reinos feudales en los que por entonces se dividía China. La Gran Muralla se erigió en el norte del país con la misión de frenar a los pueblos nómadas que habitaban las estepas de Mongolia y que desde ellas entraban en los territorios chinos, asolándolos. Estas tribus, enemigas tradicionales del Reino del Medio, eran conocidas con el nombre de xiongnu y de entre ellas surgirían siglos más tarde los temibles hunos.

Una de las siete maravillas del mundo moderno, la Muralla no se levantó de la nada: los reinos anexionados por Qin Shi Huang ya habían construido con anterioridad importantes protecciones amuralladas, cuyos trazados se unieron a la monumental obra del emperador. El ingente trabajo constructivo llevado a cabo dio lugar a un muro con una extensión oeste-este de entre 4100 y 5000 kilómetros.

Su componente principal no era la piedra, sino sobre todo la tierra aprisionada. Esta se obtuvo, de forma ingeniosa, de las zonas inmediatamente exteriores a la muralla, de forma que las canteras se convertían en trincheras que, al aumentar su altura relativa, contribuyeron a dificultar más el acceso enemigo a la defensa. Para las obras se movilizaron grandes contingentes de trabajadores, lo que convirtió a la Gran Muralla China en una obra muy impopular. Algunos historiadores le atribuyen, de hecho, un papel principal en el descontento de la población que llevó al derrocamiento de la dinastía Qin nueve años después de iniciarse los trabajos.


This entry was posted in Historia and tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>